Más allá de la sostenibilidad

Ecología y sostenibilidad son hoy dos de los conceptos más importantes a la hora de proyectar una idea a gran escala y desarrollar cualquier producto. Lo que era un valor añadido en un mercado reducido ha pasado a ser, para muchos, una necesidad implementada. No sólo en el ámbito del packaging para alimentación, donde los profesionales cada día buscan más los denominados envases biodegradables, si no que es una tendencia que se está extendiendo a otros terrenos cómo el mobiliario urbano, la automoción y el transporte. La ecología ha devenido un cambio de enfoque en la producción industrial del siglo XXI, y poco a poco se está consiguiendo ir más allá en la percepción del producto ecológico y compostable. El Pabellón japonés para la Expo 2000 de Shigeru Ban constituye un claro ejemplo de expansión del concepto ecología hacia la arquitectura. Un edificio efímero de 3600m², construido con una combinación de madera, cartón y acero que fue reciclado por completo al acabar su función en la Expo 2000.

shigeru_ban
Interior del pabellón japonés para de la Expo 2000 de Hannover

Ejemplos como el de Shigeru Ban demuestran que la sostenibilidad no está reñida con el desarrollo tecnológico, justo al contrario; el ecodiseño es el patrón futuro de la producción industrial. El mundo del packaging está muy involucrado con esta tendencia, puesto que es uno de los que está investigando en mayor profundidad la ecología aplicada, a través de distintos materiales como la pulpa de caña de azúcar, la madera, el cartón… Un ejemplo de ir más allá de esta concepción del reciclaje es la Life Box, una caja de cartón para transporte que incorpora en sus fibras una serie de semillas que, una vez cumplida su función, puede ser plantada y generar distintas especies de planta. El político y ecologista estadounidense Al Gore apoyó la iniciativa en 2009 utilizando esta caja como packaging para realizar los envíos de su último libro “Our Choice”.

En definitiva, la producción industrial ha arrancado definitivamente su carrera de fondo en la evolución sostenible. A distintos niveles (ya sea través de la inclusión de motores eléctricos en automóviles o con pequeños detalles como la Life box) se está avanzando una dirección que va más allá del reciclaje.