Tres sencillos pasos para generar fertilizante natural en tu casa

En PickdPack te damos algunos trucos para generar compost en tres sencillos pasos para cultivar verduras y hortalizas en casa a partir de residuos orgánicos y packaging ecológico.

Si tienes un espacio al que le des poco uso como puede ser una azotea, un balcón o un patio interior, quizás estés interesad@ en crearte tu propio huerto. Generar un pequeño espacio de cultivo en el hogar es una manera diferente de entender el ocio, desde la relajación, la autorrealización y la sostenibilidad. A demás, es una buena manera de divertirse con los más pequeños de la casa, a la vez que aprenden cuál es el origen de los alimentos.

Esta consciencia se está popularizando y desde PickdPack apoyamos esta causa ayudándote a generar fertilizante orgánico de manera correcta, aprovechando las características compostables de, por ejemplo, nuestros productos ecológicos.

Se puede generar compost de manera sencilla, reutilizando materiales e intentando promover su descomposición natural, imitando el mismo proceso y orientándolo a que sea beneficioso para nuestros propósitos. En este caso, para que sirva como fertilizante para nuestro cultivo.

Para generar el compost se deben seguir los siguientes pasos:

  1. En primer lugar, debes decidir dónde vas a generar el fertilizante. Puedes hacerlo directamente en el suelo, abriendo un agujero en la tierra, o también puedes hacerlo en un envase de plástico, reutilizando una garrafa de agua, por ejemplo, aunque se suelen utilizar cubos especialmente pensados para generar compost.

El proceso en ambos casos es igual, lo único importante es que esté bien aireado y tenga buen drenaje, así que haz una base de piedras y paja en la parte inferior o agujerea el plástico por la parte inferior.

De ese modo el proceso será más rápido y evitarás generar un fuerte olor a humedad.

  1. Seguidamente debes seleccionar el material que generará el compost. Es importante que el fertilizante esté compuesto de tres partes de material orgánico verde (como pueden ser restos de vegetales, frutas y verduras) por uno de material orgánico seco (como son el papel, restos de envases de cartón, hojas y ramas).

Sin embargo, cualquier residuo no es válido para realizar fertilizantes naturales, ya que pueden resultar no ser beneficiosos para la salud.

Es importante evitar utilizar ciertos residuos, como derivados de animales (carne, huesos y lácteos), así como hierbajos que puedan contener otras semillas, bacterias perjudiciales o huevos de pequeños parásitos que crezcan e invadan nuestro cultivo.

Por supuesto, debes poner atención en evitar incluir materiales no orgánicos que pueden contaminar el compost, como pueden ser el cartón plastificado o papeles parafinados.

  1. Finalmente debes ayudar a que el compost se genere, triturando todo lo que puedas los materiales antes de echarlos a la mezcla. La mezcla debe ser homogénea, y deben entrar en contacto los materiales secos con los verdes.

img1-01

Debes humedecer la mezcla de manera gradual, sin encharcarla. De este modo se acelera el proceso de descomposición. Revolver la mezcla semanalmente airea el compost y lo hace más saludable, dado que evita la estancación y la posible aparición de hongos.

Las altas temperaturas favorecen la fermentación de los materiales, así que en verano obtendrás resultados de manera más rápida que en los meses más fríos. En un intervalo de tiempo de entre tres y cuatro meses, la mezcla estará seca, compacta y granulada de manera homogénea: tendrás tu fertilizante listo para ser utilizado.

Puedes utilizar el fertilizante sobre las plantas y regándolo a posteriori para que penetre en la tierra, devolviendo al envase los materiales que no se hayan descompuesto del todo.

Aprovecha la oportunidad de entrar en un proceso de reutilización y reciclaje completo. Si utilizas un envase de plástico, puedes darle un uso bastante extendido, y las verduras y hortalizas que cultives podrán servir como materia para generar más compost.

Del mismo modo, recuerda que puedes contribuir a un desarrollo sostenible a través del consumo de packaging biodegradable y ecológico.

Podrás disfrutar de la jardinería en familia, cuidar tu ambiente y sobretodo, controlar parte de tu alimentación. Recuerda la importancia que tiene generar un compost saludable: con él se cultivan alimentos que después son consumidos y, por lo tanto, exige control e información, ya que es algo especialmente delicado.

Si empiezas ahora el proceso de fermentación, podrás tener listo el compost para los meses de primavera, que ayudará a que tus plantas florezcan de manera más sana y colorida.